Permanece o desaparece

El bullicio de gente llena la ciudad…
el olor del mar no permitido, arrinconado, descansa en una orilla.
Mientras, un humo gris rancio se evapora desde el centro, esparciéndose por todos lados.

¿De donde viene? Nadie conoce la respuesta.

-Pregúntatelo a ti mismo- responde alguien, en silencio.

En una plaza, en un rincón cualquiera, dos bestias frenéticas se tocan, se besan. Las paredes refriegan sus cuerpos.

ÉL: Loca… estás loca de remate… suerte que me tienes aquí.

ELLA: Contigo todo está bajo control. Del bueno… -le besa- ¿Y tu qué harías sin mis locuras? Aburrido…

ÉL: Juntos estamos completos… mi princesa…

ELLA: Quiero ser libre… por favor, no me dejes. Mi príncipe…

AMBOS (a la vez): ¡Es amor!

En medio, a lo lejos, alguien calla, dibujando una estatua ancestral con su cuerpo pintado de arena. Una bolsa para la voluntad, a su lado. Los observa. Ojos cerrados. La mujer vestida de arena del desierto calla, escuchando dentro.

Intoxicación de sonidos. Luces, olores, memes. Sentidos hiperestimulados. Impulsos atrofiados. Deseos pervertidos.

Un viento…

un viento suave se alza.

La estatua permanece, inmutable, escuchando el silencio.

Lenta, aunque irremisiblemente, ellos son arrastrados hasta desaparecer en el horizonte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s